CONDICIONAMIENTOS

Un oso pasaba el tiempo caminando de un lado al otro de su jaula que medía poco más de 6 metros de largo.

Luego de 5 años, cuando lo sacaron de su jaula, el oso aquel seguía andando los mismos seis metros de un lado a otro como si se encontrara todavía enjaulado. ¡Para él así era!

Así somos nosotros. Prisioneros de nuestro condicionamiento. Hay condicionamiento por una parte, cuerpo en la otra y consciencia testigo por otra parte. Hoy en día, lo más activo en el hombre es el condicionamiento que ha reprimido completamente a los otros dos. Es la sociedad con todas sus divisiones como lo "correcto e incorrecto" que condicionan al individuo a pensar, hablar y actuar de una manera determinada.

Sri Bhagavan dice: "No hay nada de malo con el condicionamiento, excepto que ahoga el corazón y como consecuencia destruye la inteligencia y la espontaneidad en la vida".

No hay posibilidades para explorar y descubrir. Nuestra percepción es estrecha. Nos sofocamos porque la respuesta a toda situación en la vida ha sido pre-fijada y pre-determinada. eres como una computadora que es programada, no tienes libertad. Se requiere de una mente amplia para poder aprender. Sólo una mente capaz de escuchar es capaz de aprender, y no es posible escuchar si uno está siempre listo con una respuesta. Una mente condicionada ha perdido la flexibilidad de tomar diferentes posiciones.

¿Qué tan frecuentemente, nos encontramos atrapados en el juego de lo "correcto e incorrecto"? Hay confusión y conflicto cada vez que nos topamos con una nueva idea, un nuevo concepto, una nueva creencia, etc. Quedamos heridos y temerosos de soltar aquello que - pensábamos- era la verdad. En resumen, hay una enorme cantidad de pensamientos innecesarios que drenan nuestra energía y nos hacen sufrir.

¡El condicionamiento hace uso de nuestra vida para su propia supervivencia!

Una de las cosas que hace la Diksha es ayudar a disolver patrones repetitivos emocionales que afectan al cuerpo y a la persona para llevarla a estados de plenitud en cada momento presente.


Fuente: Oneness University